MORERUELA DE TÁBARA : Tiene 296 habitantes.

Es éste uno de los pueblos con la historia más destacada de la provincia.

A finales del siglo IX fundaron aquí un notable monasterio nada menos que los santos Atilano y Froilán, quienes más tarde fueron elegidos obispos de Zamora y de León. En este cenobio llegaron a vivir doscientos monjes, pero su vida fue corta, ya que pronto sufrió las destrucciones de Almanzor, y aunque llegó a ser restaurado más tarde, fue trasladado al otro lado del río Esla, donde con el mismo nombre de Moreruela se conservan las grandiosas ruinas cistercienses que visitamos en el término de la Granja.

El Templo actual es heredero del de entonces, mostrando unas interesantísimas formas románicas. De aquella lejana época han aparecido numerosos fragmentos ornamentales, también se ha abierto el pórtico cegado que se conservaba ante la fachada septentrional, liberándose una portada de archivoltas agudas. En el muro oriental existe un rosetón tapiado, semejante a los de las iglesias antiguas de la capital. Contiene una hermosa tracería con formas de rueda de carro. Rematando el lienzo se ve una línea de canecillos todos lisos.

Pero el interés mayor del edificio se muestra en su interior, con tres naves separadas por arcadas de vanos apuntados sujetas en pilares cuadrados en los cuales llaman la atención algunos capiteles, ornamentados con enigmáticos personajes y motivos vegetales.

El retablo principal es una suntuosa estructura de un estilo entre barroco y rococó, muy esbelto y de delicada decoración. Otros altares laterales, con los mismos caracteres, completan la dotación mobiliar. Entre todos forman una cabecera magnífica, que agrupa espacios ya no medievales y en los cuales llama la atención un enorme arco fajón que abarca el templo todo a lo ancho. Adosada al muro norte existe una cuadrada capilla.

Gran importancia tuvo aquí la escuela establecida por la fundación Sierra-Pambley en el año 1897. Su trascendencia se deriva de su pedagogía progresista, muy por delante de la docencia de aquellos tiempos. La dotación económica siempre generosa, tanto en los materiales precisos como en la preparación del profesorado. Importante fue su biblioteca. Otras escuelas de esa institución estuvieron situadas en Villablino y localidades de la provincia de León. Su importante labor prosiguió hasta julio de 1936, fecha en la que fueron confiscados los bienes al caer esta zona entre las denominadas “nacionales”. El edificio, sala de clase y vivienda del maestro, perdura, transformado en centro cultural, a la salida del pueblo hacia Santa Eulalia.

Desde el punto de vista turístico se puede visitar la iglesia románica, con sus dos retablos, el edificio de Fundación Sierra Pambley, convertido en Club de Jubilados, la Piscina Municipal , abierta los meses de julio y agosto, y la zona del Río Esla, cerca de la Casa Quintanilla , donde se puede ir a comer la merienda.

Como actividades culturales están las desarrolladas colaborando Ayuntamiento, Asociación la Amistad , y Club de Jubilados durante el mes de Agosto, folclore, y Exposición de Manualidades.